Terapias manuales


El masaje nos aporta bienestar físico y psicológico y ayuda a mantener y mejorar la salud. Las tensiones a las que nos vemos sometidos en el día a día producen una alteración en nuestro sistema nervioso y, por consiguiente, en nuestra musculatura, alterando gravemente nuestra calidad de vida.


Las maniobras realizadas en el masaje terapéutico intercalan firmeza y suavidad, deslizamientos, fricciones y presiones estáticas logrando la máxima relajación física, mental y emocional.
Además de aliviar los dolores musculares, articulares, cervicales, dorsales y lumbares, estimula la circulación sanguínea aumentando el torrente hacia los músculos afectados, oxigenándolos y ayudando a eliminar las sustancias acumuladas que producen el dolor.
Esta mejora de la circulación aumenta el aporte energético y de elementos nutritivos a cada célula del cuerpo y reduce los malestares físicos causados por el estrés, el cansancio, la falta de energía, el exceso de deporte o el insomnio.

Todo deportista tiene entre sus metas la superación y eso sólo es posible gracias a un estado de forma óptimo.
Para conseguir el equilibrio entre el entrenamiento y la recuperación, el deportista cuenta con el masaje y lo considera una de las armas más eficaces en el tratamiento y prevención de las lesiones.